martes, 21 de enero de 2014

Mi regla es roja no azul y huele a sangre no a nubes....

¿A qué huele mi menstruación? ¿A nubes? Nooooo, a sangre ferrosa...

¿De qué color es mi sangre menstrual? ¿Azul? Noooooo, es roja...

¿Qué pasa si no me pongo una compresa o un tampón? ¿Me mancho? Nooo, simplemente sangro...



Fijaos en la imagen que quieren imponernos en los anuncios sobre las mujeres y su menstruación: no hay olor, no hay color, no hay sabor, no hay tacto, no hay sonidos....Nada más lejos....Esto supone la desconexión con nuestro ciclo. Y aún hay más, la desconexión y desconocimiento total sobre nuestro ciclo se fomenta con un aislante tóxico que sirve de obstáculo para poder ver nuestro sangrado y conocerlo: las compresas y los tampones de todos los tamaños, formas, con alas, sin alas, super, perladas.... que convierten nuestra sangre en algo azul y con un olor extrañamente químico...



Las compresas y tampones comerciales llevan tóxicos químicos que en nada nos benefician y que encima nos mantienen fuera de nuestro ciclo, es un estado de enajenación menstrual, haciendo como que no existe la regla durante esos días, haciendo como que somos chicas superchachis que podemos seguir llevando el ritmo y con todos los compromisos que adquirimos...


¿Y si ese dolor que sentimos fuera una llamada de atención de nuestro ciclo para que conectemos con la sabiduría de nuestro cuerpo? ¿Y qué hacemos? Nos tomamos una pastilla para no sentir, para no conectar, para no saber....


Es el momento de que tomemos conciencia de nuestro cuerpo, de nuestro ciclo y de que sangramos cada mes, y darnos cuenta que no es algo negativo ni un castigo...sino todo lo contrario, démosle la vuelta, aliémonos con nuestra sabiduría corporal y menstrual. Empecemos poco a poco, un mes probando otra manera de recoger la sangre, otro mes escuchando nuestro cuerpo, otro hablando de lo que sentimos, otro dibujándolo, otro no llevando tampón, otro descansando, otro respetándonos...


Así poco a poco bajaremos de ese mundo de nubes, de compresas aladas y tampones milagrosos, y aterrizaremos en nuestro cuerpo que nos chivará todo lo que le pasa y lo que necesita.

<3